Comprar es un rito

By | 10 enero, 2013

Sí, vivimos una época difícil, la gente tiene menos dinero, pero las tiendas y los bares siguen llenos. Quizás gastemos menos, quizás las tiendan también han bajado los precios, pero lo cierto es que vayas por donde vayas encuentras las tiendas llenas.

 

A la gente nos gusta comprar. Y repito, vemos las tiendas llenas, pero también vemos aumentar los negocios en internet, y esto es porque funcionan, la gente compra por internet.

 

Antes todos éramos algo precavidos a la hora de hacer compras a través de la red, pero cada vez más somos los que dedicamos buena parte de nuestras compras a hacerlas a través del mundo online.

 

Descubrir el rito

Compras

Verdaderamente comprar es un rito, sobre todo para las mujeres, lo reconozco, porque si una va a salir de compras con sus amigas, no puede falta la merienda en una preciosa cafetería acompañada de un dulce exquisito y después del aperitivo cuando se acaba el proceso de compra.

 

Pero en mitad del rito, las chicas tenemos que entrar en muchas tiendas, y de todo tipo, a lo mejor no vamos buscando nada en concreto pero siempre tenemos que volver aunque sea con una minúscula bolsa a casa. Eso será un indicador de que hemos aprovechado la tarde. Porque si no volvemos con nada, surgirá en nuestro interior un sentimiento de “vaya pérdida de tiempo” que hará anular lo bien que lo hemos pasado con las amigas.

 

La verdad es que un poco de todo esto se pierde cuando uno va de compras en Internet, pero lo que ganas haciendo compras a través de la red merece la pena, pues después tendrás más tiempo para disfrutar con los amigos en otras actividades más lúdicas, relajadas.

 

Las compras a través de la red

 

Las compras a través de la red pueden significar una auténtica locura, sobre todo desde que existen los portales de cupones y descuentos que hacen miles de ofertas al día con productos de marca a precios rebajadísimos.

Compras

Esto supone una tentación bastante grade para muchos que pueden ver peligrar su economía si no saben controlarse.

 

Y lo peor de estos sitios, es que realmente son precios muy muy buenos y la calidad de los artículos es la que prometen.

 

He tenido la oportunidad de comprar en distintas ocasiones y siempre he quedado muy satisfecha.

 

Pero no sólo a través de sitios de descuentos, hoy es muy fácil adquirir productos de cualquier índole a través de la red. Normalmente también ahorras en comparación con una tienda física, pero la mayor ventaja que observo es la comodidad.

 

El poder estar sentada en el sofá de casa con el portátil delante y pedir que me traigan unos muebles, o elegir los complementos para la boda de mi hermana, es algo incomparable a las interminables colas, o los pies hechos polvo de las 9 de la noche tras una sesión con amigas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *