Estilo de vida 🌺

Afirmaciones positivas: ¿en qué piensas cuando te miras al espejo?

Para la mayoría de nosotros, mirarse en el espejo es una necesidad a la que nos apresuramos sin pensarlo mucho. Millones de personas usan espejos cuando se arreglan por la mañana o para asegurarse de que siempre luzcan presentables. Sin embargo, generalmente pensamos que dedicar tiempo a contemplar nuestros reflejos es un signo de narcisismo, como si nos “amamos a nosotros mismos”.

La realidad es que mirarse en un espejo puede ser una herramienta útil que facilita el equilibrio de las emociones y el contacto con sus verdaderos sentimientos. Prestar atención a sus expresiones faciales y la emoción que se muestra en su rostro también hace que sea más fácil identificar los sentimientos genuinos y descubrir su origen.

Los reflejos ayudan a los humanos a desarrollar un sentido de sí mismos

Como adulto, probablemente te enseñaron que pasar demasiado tiempo mirándote en el espejo solo sirve para «prepararte». Como resultado, millones de personas invierten en hermosos y únicos espejos de baño que son perfectos para maquillarse o cambiarse, pero casi no pasan tiempo usándolos para verse correctamente.

De hecho, nuestras reflexiones son muy importantes. Los psicólogos nos dicen que los bebés a partir de los 20 meses pueden reconocerse a sí mismos como individuos cuando se miran en los espejos. Antes de eso, piensan que están viendo a otros bebés o algo aterrador. A lo largo de nuestras vidas, esta habilidad de reconocernos a nosotros mismos a través de nuestros pensamientos es una habilidad crucial que juega un papel en nuestras relaciones y en la felicidad en general.

Mirarse en un espejo mejora las interacciones sociales

Se han realizado estudios que documentan lo que sucede cuando las personas pasan largos períodos de tiempo sin verse en el espejo. La investigación muestra que la mayoría inicialmente aprecia un descanso de la autocrítica constante. Sin embargo, eventualmente evitan la interacción social y comienzan a volverse socialmente incómodos. Hay razones para esto.

Mirarse en el espejo es una forma de comunicación, y es esencial. Cuando los humanos miran sus reflejos, se involucran en una especie de interacción cara a cara que proporciona retroalimentación, tanto como lo pueden hacer las relaciones cara a cara con otras personas. Según Psychology Today, los espejos pueden ayudarte a sincronizarte con otras personas y regular tus emociones.

El contacto cara a cara contigo mismo te permite reconocer tus propias emociones, pero las personas con ansiedad social no pueden reconocer sus sentimientos. Con esto en mente, los psicólogos han realizado estudios que utilizan videos y espejos para enseñar a las personas a «reflejarse». Aprenden a reconocer sus emociones y a calmarse cuando están ansiosos.

Tu reflejo te ancla en tu cuerpo

Mirarse en el espejo juega un papel en cómo te sientes acerca de tu cuerpo. Entendemos nuestro yo físico a través de una combinación de visión y propiocepción, que es nuestra percepción de la orientación espacial y el movimiento. Mirarse en el espejo le asegura a su cerebro que todo está bien. La mente quiere coherencia entre la visión y la propiocepción. Por eso, si colocas los espejos de modo que tu mano derecha se parezca a la izquierda, te sentirás confundido.

Los reflejos nos ayudan a cambiar de perspectiva

Los espejos pueden ayudarnos a vernos a nosotros mismos con precisión. La mayoría de las personas se enfocan en sus defectos cuando se miran en el espejo y son levemente autocríticas. Sin embargo, alrededor del 1% de la población sufre de trastorno disfórico corporal (TDC). Están obsesionados con ciertas partes de su cuerpo hasta el punto de sentir un estrés constante que interfiere en la vida diaria. Los terapeutas han utilizado con éxito la terapia del espejo, así como la terapia cognitiva conductual, para tratar la afección. Cuando los pacientes se miran en el espejo durante largos períodos de tiempo y describen lo que ven, los terapeutas pueden usar el espejo como una herramienta para desafiar las imágenes distorsionadas de los pacientes.

Es humano criticar nuestras imágenes en el espejo, pero no es inevitable. Los estudios demuestran que ser amable contigo mismo al mirarte en el espejo puede reducir la autocrítica y la ansiedad.

Examinar nuestros pensamientos puede ser una forma de autocuidado

La mayoría de las personas pasan gran parte de su vida preocupándose por lo que los demás piensan de ellos, pero prestan muy poca atención a sus sentimientos personales o necesidades emocionales. Se miran en los espejos para asegurarse de que están cumpliendo con las expectativas de los demás.

Es un hábito que hace que te pierdas fácilmente, olvides lo que quieres y comiences a subestimar tus logros. Sin embargo, pasar unos minutos todos los días mirándose en el espejo, mirando realmente sus rasgos y sonriéndose a sí mismo puede ser muy rentable. Tómese este tiempo para recordar los momentos felices, agradézcase por todo lo que hace y dígase a sí mismo: «Te amo».

Puede ser difícil al principio porque la mayoría de nosotros no estamos acostumbrados a amarnos a nosotros mismos ni a pasar tiempo a solas pensando en nosotros mismos. Pero es fundamental desapegarse de las opiniones de los demás y reenfocarse. Te sentirás mejor si lo haces.

Las meditaciones en espejo ofrecen información valiosa

Según los expertos de Mindful Magazine, mirarse al espejo puede aportar información valiosa y favorecer el equilibrio emocional. Practicar regularmente la meditación en el espejo es una forma maravillosa de identificar cómo los eventos y las personas que te rodean afectan tu rostro. Solo mirar tu reflejo con un propósito proporciona una gran cantidad de información sobre ti. El proceso es simple pero poderoso.

Puede consultar una fuente en línea para obtener más detalles, pero la práctica básica consiste en unos pocos pasos simples:

  • Cree un espacio tranquilo que incluya un espejo de pie y asientos cómodos, luego programe un temporizador para 10 minutos.
  • Cierra los ojos y respira profundamente mientras notas cualquier área de tensión en tu cuerpo. Imagina enviar una respiración para relajar estas áreas.
  • Abre los ojos, mírate en el espejo, respira con regularidad y suaviza tu mirada si es dura.
  • Fíjate en lo que estás criticando de ti mismo y trata de cambiar tu enfoque de la cara con defectos a la persona que está debajo: tu verdadero yo. Imagina cómo te sientes realmente cuando te critican.
  • Esté abierto a los sentimientos que surgen cuando se mira en el espejo. Para ser justos, sin rumbo. Si tu atención se vuelve estrecha, simplemente tráela de vuelta al ser, sin juzgar. Mantén una intención benévola hacia ti mismo.

Muchos de nosotros decoramos nuestras casas con espejos bonitos, pero rara vez nos miramos porque pensamos que es una señal de narcisismo. Sin embargo, ver tu reflejo es fundamental para mantenerte conectado a tierra y verte a ti mismo con precisión. Los espejos se pueden utilizar como parte de las terapias diseñadas para corregir la mala imagen de uno mismo. Practicar la meditación en el espejo durante 10 minutos al día puede ayudarte a mantenerte emocionalmente centrado y a mantener una imagen positiva de ti mismo.

Alisha Daddario

Hola, mi nombre es Alisha Daddario, Me encargare de traerte todo lo que se ve referente a la moda HOY, Tips que no querrás perderte y mucho mas. Es hora de que estés al día y a la moda y ese es precisamente mi trabajo. Espero disfrutes...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba
error: Content is protected !!