Estilo de vida 🌺

Salud: Cómo prevenir las úlceras por presión en los ancianos

Las úlceras por presión son áreas de la piel y, a veces, del tejido subyacente que se han lesionado debido a la presión prolongada. Se forman debido a una disminución en el suministro de sangre. Esto puede conducir a una falta de oxígeno y nutrientes en la piel. También llamadas escaras o escaras, las úlceras por presión a menudo se desarrollan en partes óseas del cuerpo, como las caderas, el coxis, los tobillos o los codos.

Aunque le pueden pasar a cualquiera, tienden a afectar a personas que tienen dificultad para moverse debido a condiciones médicas. A continuación se presentan varios pasos importantes que se pueden tomar para prevenir la aparición temprana de úlceras por presión.

Reposicionamiento

Cambiar de posición regularmente es esencial para reducir la presión en ciertas áreas del cuerpo. Es aconsejable cambiar el peso de un residente de un asilo de ancianos aproximadamente una vez por hora. Si tiene suficiente fuerza en la parte superior del cuerpo, puede alentarlo a levantar el cuerpo de la silla varias veces al día. También puede ayudarlos a levantarse y dar paseos frecuentes si pueden. Además, es más probable que los residentes con movilidad reducida se muevan menos cuando están acostados en la cama. Es importante establecer un horario de giro por la noche. Esto puede variar de dos a seis horas dependiendo de las necesidades de la persona.

Inspeccione los síntomas

Como las úlceras por presión pueden desarrollarse en cuestión de horas, se recomienda que la piel de los residentes se revise con frecuencia. Es posible que su incapacidad para moverse y reconocer el dolor no les permita identificar los signos y ajustar su posición. Por ello, es necesario que realices controles periódicos y reconozcas los primeros síntomas de una úlcera por presión. Estos pueden incluir partes descoloridas de la piel, como manchas rojas en personas con piel más pálida y manchas azules y moradas que se encuentran en piel más oscura. Otro punto a recordar es considerar si un parche descolorido se vuelve blanco cuando se presiona. Lea acerca de la campaña React to Red para obtener apoyo adicional y consejos sobre qué hacer en esta situación.

Mantener una dieta saludable

Los residentes deben esforzarse por seguir una dieta sana y equilibrada. Seguir una dieta deficiente puede debilitar la capacidad del cuerpo para combatir infecciones. Para ayudar a los residentes con su dieta, asegúrese de leer los consejos nutricionales adecuados y cómo implementarlos en la dieta de los residentes de hogares de ancianos. Además, mantener niveles adecuados de hidratación puede ayudar a que la piel se mantenga saludable y resistente a la formación de úlceras por presión. Sin embargo, asegúrese de consultar a un proveedor de atención médica sobre la ingesta de agua, ya que la cantidad recomendada puede variar según la rutina de control de la vejiga de cada persona. En caso de duda o pregunta, es recomendable pedir a un médico que realice un análisis de sangre.

Usa ropa de cama especializada

Según las necesidades de cada residente, es posible que se requiera ropa de cama especializada para reducir la presión sobre las partes sensibles del cuerpo. Por ejemplo, los colchones de compresión o los colchones de circulación de aire tienen como objetivo ayudar a las personas que tienen un mayor riesgo de desarrollar úlceras por presión. Estos colchones reducen la presión aplicada al cuerpo con la ayuda de bolsas de aire cuidadosamente diseñadas. Por eso, aseguran una superficie excepcionalmente cómoda para dormir apoyando siempre la cabeza y el cuerpo. NHC Group ofrece una gama distinta de colchones de compresión que se pueden usar para brindar seguridad y comodidad a los residentes de hogares de ancianos. Comprender cómo pueden ayudar a los residentes de hogares de cuidado e implementarlos contribuirá en gran medida a garantizar su atención.

Hacer ejercicio regularmente

La incorporación de una variedad de movimientos es clave para mejorar la salud de los residentes. Se sabe que el ejercicio regular promueve la circulación que, a su vez, puede prevenir el desarrollo de úlceras por presión. Es posible que desee incorporar ejercicios de silla para ayudar a los residentes a mantenerse flexibles. Por ejemplo, los estiramientos de la palma de la mano son simples pero efectivos para aumentar el flujo sanguíneo. Otra técnica que puede ser útil incluye rotar y doblar los tobillos. Esto se puede hacer acostado en la cama o sentado en una silla. Recuerde sujetar los tobillos del residente si es necesario. Además, los levantamientos de brazos y piernas pueden tener un gran efecto en la fuerza y ​​la destreza.

Seca y limpia la piel.

La incontinencia a menudo está relacionada con el desarrollo de úlceras por presión. Cuando la piel se expone a la orina, las heces o la humedad, puede provocar la ruptura de la piel. Por lo tanto, es crucial que se implemente un régimen de limpieza de forma regular. Deben evitarse los jabones y los polvos fuertes. En cambio, asegúrese de usar solo jabón suave y agua tibia cuando lave la piel y luego seque bien. El calor excesivo puede afectar el desarrollo de úlceras por presión. Por esta razón, la ropa de cama y la ropa deben cambiarse con frecuencia si es necesario. Asegúrese de buscar arrugas en la ropa de cama que puedan irritar la piel.

Manejar problemas de salud crónicos

Es importante monitorear cualquier condición de salud crónica que puedan tener los residentes, ya que también pueden desempeñar un papel en la formación de úlceras por presión. Por ejemplo, cualquier condición que afecte el sistema cardiovascular puede tener un impacto significativo en la circulación. Para reducir el riesgo de úlceras por presión, es esencial seguir controlando estas afecciones. Esto puede ser para controlar la influencia que las interacciones médicas pueden tener en la salud o para garantizar que los residentes con enfermedad renal cumplan con sus requisitos dietéticos. Este es un factor importante que debe ser considerado además de todas las demás estrategias. Recuerde organizar chequeos regulares para los residentes y brindar apoyo de acuerdo con sus necesidades individuales.

Realizar una evaluación sentado

Asegúrese de que los residentes reciban una evaluación adecuada cada dos años o menos si su condición cambia. Es necesario comprobar que las sillas de ruedas utilizadas son las adecuadas, teniendo en cuenta la tolerancia de asiento, el nivel de movilidad y la actividad de cada persona. Se debe seleccionar un cojín apropiado después de un mapeo de presión realizado por un profesional de asientos. El posicionamiento y la transferencia también serán clave. Las transferencias deben realizarse de forma segura. Considere consultar consejos sobre cómo levantar y manejar a otra persona. Esto evitará que se produzcan lesiones. En general, la persona debe sentarse erguida en la silla de ruedas evitando la posibilidad de encorvarse.

Las úlceras por presión pueden ocurrir cuando se trata de un movimiento mínimo. Se pueden evitar siguiendo estas estrategias y monitoreando de cerca el progreso de los residentes.

Alisha Daddario

Hola, mi nombre es Alisha Daddario, Me encargare de traerte todo lo que se ve referente a la moda HOY, Tips que no querrás perderte y mucho mas. Es hora de que estés al día y a la moda y ese es precisamente mi trabajo. Espero disfrutes...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba
error: Content is protected !!