Iniciar un negocio con restos de stock

Sobre todo en estos últimos años se ha visto un incremento en los restos de stock de las empresas.

Al acabar la temporada y cuantificar el stock sobrante muchos vendedores se han dado cuenta de que les ha quedado un remanente bastante importante de artículos, los cuáles significan pérdidas a no ser que se les dé una salida, aunque sea por otras vías menos beneficiosas.

Comprar restos de stock en plataformas en Internet

Restos de stockUna alternativa cada vez más utilizada es poner el stock sobrante en plataformas dedicadas al movimiento de este tipo de excedentes.

Estas empresas son fácilmente localizables en internet, y se dedican a prestar un servicio tanto al que vende como al que pretende comprar.

Y es que la situación de crisis ha beneficiado esta situación de la que salen ganando aquellos que van a comprar, aunque por otro lado los que venden por lo menos no pierden toda la inversión.

Estas plataformas se convierten en un punto de encuentro, si visitas cualquier página de estas características observarás que inicialmente tendrás que registrarte para ver cualquier oferta.

En el registro puedes indicar incluso unas alertas en función de la categoría de artículos que te interesen y una vez realizado el registro ya puedes navegar por la página. Si activas el servicio de alertas, estas te llegarán en formato email al correo electrónico que registres y así no perderás ninguna oportunidad.

Para muchos supone la opción perfecta para poder emprender un negocio online, por ejemplo, es muy sencillo te haces con stock sobrante de otra empresa y puedes venderlo  por tu cuenta a través de la red.

Otra alternativa para vender lo que sobró de la temporada

Restos de stockOtro modo que tienen las tiendas de intentar dar salida al stock sobrante es a través de los períodos de rebajas.

En los períodos de rebajas todos hemos visto prendas que más bien nos recordaban a otros años y efectivamente no estamos equivocados, las empresas necesitan sacar ese sobrante, para recuperar en parte la inversión que hicieron en su día (en parte porque no se ha vendido en su momento, porque beneficios le sacan siempre) y porque necesitan liberar espacio para las nuevas entradas.

La empresa se ve ante un doble problema, tiene un exceso de mercancía que no sabe dónde almacenar para dar paso a la nueva colección y no puede deshacerse de la antigua sin antes intentar sacarle algo de dinero. El problema del almacenaje se convierte en una situación más molesta cuando el empresario tiene que optar por el alquiler de un nuevo espacio para el almacenamiento.

Es por lo que la venta de los artículos excedentes de stock se convierten en una de las prioridades de la empresa.

El resumen es que hoy todo se debe aprovechar intentando ahorrar costes de cualquier modo.

De rebajas

El mes de Enero es el mes de las rebajas por excelencia, aunque para algunos más que el mes de las rebajas sea la cuesta de Enero. Suena mejor el mes de las rebajas, así que hablemos, pues de las rebajas.

Algunas superficies ya se intentan adelantar al período de rebajas que antes de forma estricta se establecía en el mes de Enero, sin embargo, ahora aprovechando la Navidad, algunas firmas creen que adelantando las rebajas consiguen un mayor volumen de venta, y la realidad, así lo confirma.

Enero, mes de rebajas

De rebajasEl resto de tiendas que prefiere esperar a Enero, sigue la filosofía que dice que la gente en Navidad compra sí o sí, así que por qué no aprovechar y mantener precios altos para ganar más.

Unos y otros al final ven incrementadas sus ventas en este período y al final todos ganan excepto el bolsillo de los que compramos.

Pero volvamos a las rebajas. Se establecen por lo general en el mes de Enero y se alargan en algunas ocasiones incluso hasta marzo. La idea es bien clara, vender y vender lo más posible.

En ciertos casos las rebajas son muy esperadas porque suponen una gran oportunidad para muchos de comprar productos de calidad a precios bajos.

La crisis para todos incluso en las rebajas                                                  

De rebajasAunque en los últimos años, es cierto que se aprecia una cierta irregularidad por llamarlo de alguna manera en algunas tiendas. Es como si las marcas pretendiesen deshacerse del excedente de stock de años atrás.

Este detalle hace incomodar al consumidor, y seguro abandonas la tienda en busca de mejores opciones.

Las rebajas no se producen en todos los artículos, se destacan las prendas de vestir como las estrellas de las rebajas. En muchas ocasiones merece mucho la pena esperar para comprar en las rebajas ya que algunos productos reducen sus precios incluso en un 70%.

Pero a partir de más o menos la tercera semana de rebajas, las tiendas como estrategia de ventas incluye espacios en la tienda con la llamada “Nueva Colección”. Aunque si de verdad vas de rebajas, pasas de la “Nueva Colección”, sin ni tan siquiera acercarte qué es lo que se llevará.

Estos años con la crisis que vivimos se ha reducido el gasto por persona en las rebajas de forma considerable y es que ahora intentamos estirar un poco más todo aquello que tengamos y evitamos las compras que no son del todo útiles. Otros ven las rebajas como el único momento para comprar y en la medida de lo posible adquieren artículos que saben que necesitarán en el futuro más próximo.

Si quieres, al final las rebajas son una buena excusa para salir a tomar un café con amigos y si merece la pena comprar algo, aunque sea ropa interior.

Compras a través del teléfono móvil

Todos sabemos que las nuevas tecnologías están marcando nuestra existencia. Lejos quedan ya los días en los que temíamos hacer una transacción económica a través de la red. Cuando reservar un hotel a través de su web era una osadía, o comprar en un supermercado online no era posible.

En la actualidad estas acciones se han convertido ya en casi rutinarias, y sobre todo seguras. Porque es cierto que la seguridad en la red se ha visto aumentada en los últimos años, y la gente puede llevar a cabo operaciones económicas sin ningún tipo de temor.

 

De compras por la red

Compras Móvil La oferta es tan variada que ir de compras en la red supone una actividad casi lúdica para muchos. En internet puedes encontrar cualquier cosa, puedes comprar casi cualquier cosa. Así una tarde puedes pasar por el supermercado online y hacer que te traigan la compra en casa, además de mirar algún regalo para tu pareja, o entrar en un sexshop para preparar una velada romántica.

El atractivo de estas compras se ve aumentado con las llamadas páginas de cupones y descuentos, estas páginas se caracterizan por vender artículos de primeras marcas a precios de marca media.  Están teniendo mucho éxito, debido fundamentalmente a esa razón.

Comprar en una de estas páginas es tan sencillo como hacerlo en cualquier otra web. La única diferencia que puede haber, por ejemplo en algunos casos se compra el producto y lo que obtienes es un cupón con el que tendrás que acudir a un establecimiento para canjearlo por lo que hayas comprado.

Pero internet no sólo sirve para comprar productos, también podemos comprar viajes, reservar hoteles, cursos. Prácticamente todo.

 

Ventajas de la compra-venta en Internet

Compras MóvilVender o comprar en internet no solo supone ventajas para el que compra también para el que vende.

El que compra normalmente se encuentra con precios bajos, atención personalizada, evita las colas, evita el desplazamiento y la a veces insistencia de los vendedores. La compra se hace más ágil y menos pesada.

Mientras para el que vende supone también ventajas porque en algunos casos evitan el tener que disponer de una tienda física con los gastos que supone, además del personal que tendría que tener. También se hace la compra más ágil y más directa. Aunque el comprador tendrá un trabajo a parte para posicionar su página para que sea visto y tenga éxito en las ventas, le merece la pena, pues el comprador se convierte en cliente en el momento en el que visita su página.

Y ahora todo esto ya lo podemos hacer a través del teléfono móvil. La vida se va digitalizando y el progreso no tiene freno.

Comprar es un rito

Sí, vivimos una época difícil, la gente tiene menos dinero, pero las tiendas y los bares siguen llenos. Quizás gastemos menos, quizás las tiendan también han bajado los precios, pero lo cierto es que vayas por donde vayas encuentras las tiendas llenas.

 

A la gente nos gusta comprar. Y repito, vemos las tiendas llenas, pero también vemos aumentar los negocios en internet, y esto es porque funcionan, la gente compra por internet.

 

Antes todos éramos algo precavidos a la hora de hacer compras a través de la red, pero cada vez más somos los que dedicamos buena parte de nuestras compras a hacerlas a través del mundo online.

 

Descubrir el rito

Compras

Verdaderamente comprar es un rito, sobre todo para las mujeres, lo reconozco, porque si una va a salir de compras con sus amigas, no puede falta la merienda en una preciosa cafetería acompañada de un dulce exquisito y después del aperitivo cuando se acaba el proceso de compra.

 

Pero en mitad del rito, las chicas tenemos que entrar en muchas tiendas, y de todo tipo, a lo mejor no vamos buscando nada en concreto pero siempre tenemos que volver aunque sea con una minúscula bolsa a casa. Eso será un indicador de que hemos aprovechado la tarde. Porque si no volvemos con nada, surgirá en nuestro interior un sentimiento de “vaya pérdida de tiempo” que hará anular lo bien que lo hemos pasado con las amigas.

 

La verdad es que un poco de todo esto se pierde cuando uno va de compras en Internet, pero lo que ganas haciendo compras a través de la red merece la pena, pues después tendrás más tiempo para disfrutar con los amigos en otras actividades más lúdicas, relajadas.

 

Las compras a través de la red

 

Las compras a través de la red pueden significar una auténtica locura, sobre todo desde que existen los portales de cupones y descuentos que hacen miles de ofertas al día con productos de marca a precios rebajadísimos.

Compras

Esto supone una tentación bastante grade para muchos que pueden ver peligrar su economía si no saben controlarse.

 

Y lo peor de estos sitios, es que realmente son precios muy muy buenos y la calidad de los artículos es la que prometen.

 

He tenido la oportunidad de comprar en distintas ocasiones y siempre he quedado muy satisfecha.

 

Pero no sólo a través de sitios de descuentos, hoy es muy fácil adquirir productos de cualquier índole a través de la red. Normalmente también ahorras en comparación con una tienda física, pero la mayor ventaja que observo es la comodidad.

 

El poder estar sentada en el sofá de casa con el portátil delante y pedir que me traigan unos muebles, o elegir los complementos para la boda de mi hermana, es algo incomparable a las interminables colas, o los pies hechos polvo de las 9 de la noche tras una sesión con amigas.